Aceite de coco.

Hola aprendices de los alimentos. Hoy vamos a tocar un tema muy controversial acerca de un producto beneficioso que nos brinda la naturaleza, y este es el aceite de coco.

Comencemos explicando un poco qué es y de dónde viene. El aceite de coco, mejor conocido como manteca de coco, es un aceite vegetal extraído mediante prensado de la pulpa o la carne de los cocos, Cocos nucifera. Es una sustancia grasa, la cual se compone cerca del 90% por ácidos grasos saturados de cadena media.

Es muy versátil ya que puede emplearse tanto para la alimentación, como para productos cosméticos y de belleza en forma tópica.

Desgraciadamente el aceite de coco ha caído en boca de muchos, creando ideas y conceptos malos acerca de él, debido a la desinformación. Me di la ardua tarea de investigar el tema, y te puedo asegurar que después de leer este artículo tus dudas acerca de este producto quedarán resueltas.

El aceite de coco como antes lo mencionaba, posee muchos ácidos grasos saturados (famosos por elevar el colesterol malo en el cuerpo) los cuales son ácido láurico, málico, caprílico, cáprico y mirístico. Tanto el ácido caprílico, cáprico y laúrico son ácidos grasos saturados de cadena media. Se ha demostrado que solo el ácido  láurico y mirísitco tienen efecto sobre el riesgo cardio vascular, al elevar el colesterol total, esto mediante un aumento del HDL (colesterol bueno) y del LDL (colesterol malo). La naturaleza del HDL es llevarse del torrente sanguíneo al LDL, por lo que el efecto negativo del colesterol  malo se ve minimizado. Sin embargo, a pesar de poseer todos los antes mencionados, el aceite de coco contiene en un mayor porcentaje al ácido graso saturado láurico.

Como ves el aceite de coco se encuentra bajo una gran polémica debido al tipo de grasas en el cual se encuentra clasificado. Si bien es reconocido que si se excede la dosis diaria de grasas saturadas (más de 15% de la ingesta energética diaria) se asocia directamente con un aumento de los niveles de colesterol plasmático y mortalidad por enfermedades cardio vasculares. Sin embargo, el aceite de coco al poseer de los menos nocivos ácidos grasos saturados, si se consume bajo la dosis diaria recomendada, no genera alteraciones dañinas cardiovasculares.

Está demostrado que las grasas saturadas afectan el sistema cardiovascular dependiendo del número de carbonos que posean. Mientras más carbonos tenga en su cadena, más nocivos serán. Como los ácidos grasos saturados que contiene el aceite de coco son de cadena media, entonces este efecto es nulo si se consume bajo las dosis diarias recomendadas.

 

Otra bondad que tiene es que posee una gran resistencia ante altas temperaturas, por lo que lo hace ideal para freír. Éste tolera hasta los 230ºC. Aunque un detallito que tiene, es que le deja impregnado a los alimentos un sabor de coco, que para muchos no parece ser favorable a menos que se estén elaborando postres.

 

Te presento algunas características positivas que tiene este aceite:

  • Sus ácidos grasos de cadena media ayudan a controlar la diabetes tipo II. Estos ácidos grasos son absorbidos por las células, que los convierten en energía, protegiendo a nuestro organismo contra la resistencia a la insulina.
  • El Aceite de Coco es rico en Ácido Láurico, Cáprico y Caprílico, que protegen nuestro cuerpo de virus, hongos y bacterias fortaleciendo nuestro sistema inmunológico. El cuerpo transforma el Ácido Láurico en Monolaurina, que estimula el sistema inmunitario y ayuda a combatir virus y herpes.
  • El Aceite de Coco, al metabolizarse en energía eleva el metabolismo basal del cuerpo y reduce la tasa de triglicéridos, lo que favorece la pérdida de peso y la quema de grasas.
  • Otra de las aplicaciones es como loción corporal ya que incrementa la hidratación y reduce la pérdida de agua de las zonas más resecas, desvaneciendo las líneas de expresión. Además, también puede utilizarse como acondicionador de pelo, hidratando tanto la raíz como el cuero cabelludo.

 

 

Como ingeniera en alimentos y bajo mi criterio puedo concluir que se ha amado de más y por otro lado satanizado al aceite de coco. Esto es caer en los extremos. Como bien se puede apreciar en la información anterior, el aceite de coco a pesar de poseer grasa saturada, si se consume bajo la dosis diaria recomendada no es nociva para la salud. Así que claro que se puede disfrutar de su sabor.

Es de suma importancia recalcar que todos los alimentos que provienen de la naturaleza difícilmente serán nocivos para la salud, a menos que sean consumidos en exceso. Así que si bien siempre es más recomendable consumir ácidos grasos poliinsaturados, la grasa saturada del aceite de coco no es perjudicial siempre y cuando se consuma de forma controlada.

 

Una vez más logramos desmentir un mito que hasta a mí me tenia con mucho interés. Espero que les haya servido. Recuerden muy bien que aunque sea beneficioso no debemos de abusar de su consumo, ya que todos los excesos son malos.

Les deseo un muy buen día.

Con cariño.

María SE.

 

Referencias:

El aceite de coco, toda la verdad y los hechos científicos. (mayo 19, 2017) Recuperado el 19 de junio del 2017, de http://www.aceitedecoco.org/2017/05/sabias-que/#comments

FAO (s.f.) Selección de usos de las grasa y de los aceites en la alimentación. Recuperado el 19 de junio del 2017, de http://www.fao.org/docrep/V4700S/v4700s0a.htm

Edward F. (junio 25, 2012) Beneficios del aceite de coco orgánico. Recuperado el 19 de junio del 2017, de http://www.globalhealingcenter.net/salud-natural/beneficios-aceite-coco.html

Ganguly S. Health Benefits of Coconut in the Asian Cuisines: A review. J. Biol. Chem. Research. 30(2):  517-521. Recuperado el 19 de junio del 2017.

Siri P. Meta-analysis of prospective cohort studies evaluating the association of saturated fat with cardiovascular disease. Am J Clin Nutr. 2010; 91: 535-46. Recuperado el 19 de junio del 2017.

Torrejón C. (2011) Calidad de grasa, arteriosclerosis y enfermedad coronaria: efectos de los ácidos grasos saturados y ácidos grasos trans.  Recuperado el 19 de junio del 2017, de http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872011000700016

FAO (2012) Grasas y ácidos grasos en nutrición humana. Consulta de expertos. Recuperado el 19 de junio del 2017, de http://www.fao.org/3/a-i1953s.pdf

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Aceite de coco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s