Miel de agave y sus efectos en el cuerpo.

El agave azúl es una planta originaria de México, famosa por su destilado, el tequila. La miel de agave proviene de ella y es parte de estos nuevos edulcorantes “naturales” que se comercializan como los más saludables y los más recomendados.

La miel de agave que encontramos en supermercados, más que ser un tipo de miel, debería llamarse jarabe. Como el jarabe de alta fructosa. Seguidamente veremos por qué.

Su proceso de elaboración consta de prensar el agave para extraer la savia, la cual tiene un alto contenido en azúcares y fructosanos, estos últimos bajan los niveles de insulina y aceleran el metabolismo. Después, la savia sufre un proceso térmico industrial el cual produce que se transforme en jarabe, este proceso es la pasteurización y ésta se lleva a cabo de 78 – 82 °C, durante 2 a 3 minutos. Ésta destruye la mayor parte de las estructuras cristalinas iniciales que favorecen el total o parcial cristalización de la miel, permitiendo que ésta permanezca líquida durante más tiempo. Del mismo modo, mata bacterias e inactiva enzimas que pudieran deteriorar al producto.

Este proceso genera que la miel de agave se transforme en un producto parecido al jarabe de maíz de alta fructosa. Por lo que en realidad termina siendo un producto no tan sano si nuestra dieta es alta en azúcares, debido al exceso de fructosa que presenta.

La miel de agave, al ser rica en fructosa, tiene un índice glucémico muy bajo y es recomendada para personas que sufren de diabetes. Sin embargo, en México entre el 57.8% y 84.6% de los individuos tienen un consumo usual inadecuado de azúcares añadidos, por arriba del límite superior recomendado que es menos del 10% del total de energía consumida (OMS, 2014). Así que si sumado a esto le añadimos miel de agave pasteurizada, rica en fructosa, lo que sucederá es que sobre cargará el hígado, el cual convierte la fructosa en grasa, aumentando los triglicéridos en la sangre.

Ahora quiero darles mi punto de vista.
Como vemos el jarabe de agave posee altas cantidades de fructosa, que si se consume en dosis mayores a las diarias recomendadas (25% de tu dieta diaria), ésta se transformará en grasa debido a su procesamiento en el hígado. Sin embargo, si estás consciente que tienes una dieta balanceada y sana, el uso de esta miel o jarabe no será dañino para ti.

Por otro lado, también es bueno aclarar sus altas cantidades de fructosa para que creamos una concientización de que este jarabe o miel sí contiene azúcar, y que no es un edulcorante no calórico.

Aprendamos a no satanizar a los alimentos. Disfrutemos de ellos con medida y en dosis equilibradas.

 

Saludos a todos y espero que tengan una linda semana.

María SE.

 

 

 

Referencias:

La pasteurización de la miel (2014) Recuperado el 5 de junio del 2017, de http://www.aga.cat/index.php/es/articulos/articulos-de-interes/metodos-manipulacion/391-la-pasteurizacion-de-la-miel

El consumo de azúcar en México y la nueva directriz de la OMS para su reducción global. (2014) Recuperado el 5 de junio del 2017, de http://www.who.int/es/

Consumo de fructosa y sus implicaciones para la salud; mal absorción de fructosa e hígado graso no alcohólico (marzo, 2014) Recuperado el 5 de junio del 2017, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112014000300004

Mellado-Mojica, E., & López-Pérez, M. G. (n.d.). Análisis comparativo entre jarabe de agave azul (Agave tequilana Weber var. azul) y otros jarabes naturales.Recuperado el 5 de junio del 2017, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-31952013000300003

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s