“ES QUE EL POLLO TIENE HORMONAS”, ¡NO ES CIERTO!

Todos alguna vez hemos escuchado el comentario de “Seguro esa chica tiene Síndrome de Ovario Poliquístico por las hormonas que tiene el pollo”, o “Ese pollo rostizado está enorme por todas las hormonas que le ponen”, o algo como “Yo no como pollo porque no quiero que mi cuerpo esté lleno de hormonas”. Caray! Todo esto es falso!, y lo hemos creído porque nuestras abuelitas, tías o mamás nos lo dicen desde siempre, y claro no las culpo, si toda esta información ha estado circulando entre nosotros por años, y sin fundamento alguno.

En un publicación realizada por el Sitio Avícola en el 2013, publicaron una investigación realizada por la Universidad de Georgia en Estados Unidos. La cual expone los siguientes puntos para lograr convencerte de que realmente los pollos no tienen hormonas añadidas:

  1. El uso de hormonas es ilegal: en los Estados Unidos y en muchos otros países, se realizan controles muy estrictos sobre el uso de hormonas o sustancias parecidas a las hormonas en los alimentos para animales. No hay ningún caso en el que esté aprobado el uso de hormonas en aves.
  2. Las hormonas no son eficaces: la administración de hormonas de crecimiento no conduce a un aumento del crecimiento en los pollos. De manera similar, la inyección de hormonas del crecimiento en humanos no lleva al desarrollo de una gran musculatura. El crecimiento es el resultado de una combinación muy compleja de funciones metabólicas y genéticas.
  3. La administración sería muy difícil: como en el caso de la insulina, que se usa en el tratamiento de la diabetes, la hormona del crecimiento es una proteína. Si alguna de estas hormonas se consumiera por la vía oral, se digerirían rápidamente del mismo modo que ocurre con las proteínas del maíz o la soya. Es bien sabido que los diabéticos tienen que inyectarse la insulina. Por lo tanto, aunque hubiera probabilidad de que se diera un efecto positivo, la hormona del crecimiento tendría que inyectarse en los pollos con frecuencia.La logística para inyectar a miles de pollos con la hormona ilustra la imposibilidad de esta situación. Las investigaciones indican que la liberación de la hormona del crecimiento natural en pollos es pulsátil, llegando a su pico más alto cada 90 minutos. Esto podría implicar que si la hormona de crecimiento se fuera a administrar eficazmente, el único modo factible de hacerlo sería a través de administración intravenosa frecuente.
  4. Coste alto: como la hormona de crecimiento del pollo no se produce comercialmente, su coste sería extremadamente alto.
  5. Impacto negativo en el rendimiento del pollo: el pollo moderno se ha seleccionado genéticamente para crecer rápidamente. El pollo de engorde moderno vive literalmente al borde su máximo metabólico. Una tasa de crecimiento que aumenta rápidamente casi seguro duplicaría, triplicaría e incluso cuadruplicaría la tasa de mortalidad de los pollos a causa de estrés calórico. Por lo tanto, sería muy contraproducente que de repente se forzará una tasa de crecimiento más alta en pollos de engorde.
  6. ¿Y qué hay de los esteroides anabólicos?: no existe duda alguna de que su uso lleva a un aumento de la masa muscular. Sin embargo, este efecto en atletas solo es posible cuando su uso se combina con un entrenamiento físico riguroso, como el levantamiento de peso. Lo que hace la cuestión de los esteroides aún más improbable es que la parte más valiosa del pollo, la pechuga, está formada por músculos que se usan para levantar y bajar las alas. Los pollos llevan miles de años sin volar. Sin ejercicio no se obtienen beneficios de los esteroides anabólicos.

Conclusión: las hormonas simplemente no se necesitan. El crecimiento extremadamente rápido de los pollos de engorde se explica con mucha facilidad sin recurrir a las hormonas. Al analizar los registros de las firmas genéticas se apreciará que durante las últimas décadas las aves han alcanzado el peso de mercado especificado un día antes cada año.

La realidad: el reto para los avicultores es suministrar alimentos balanceados de alta calidad (proteínas, vitaminas, minerales, etc.) y un entorno saludable en el galpón avícola, lo que incluye el aislamiento del techo, la ventilación y las cantidades adecuadas de comederos y bebederos para satisfacer el potencial genético prodigioso de los pollos de engorde. Para aquellos que están familiarizados con los aspectos técnicos de la producción avícola, el crecimiento rápido de los pollos de engorde es una consecuencia lógica de las mejoras lentas pero constantes en genética, nutrición, manejo y control de enfermedades. Las hormonas, simplemente, no hacen falta.

También les dejo el link de mi video en Youtube donde les explico de manera menos técnica y más general ésta situación.

Saludos.

María SE.

Acompáñame en Facebook: https://www.facebook.com/MARIIAJOSESE/

 

 

Referencia:

Siete razones por las que los pollos no se alimentan con hormonas. (2013). Recuperado el 29 de mayo del 2017, de http://www.elsitioavicola.com/articles/2454/siete-razones-por-las-que-los-pollos-no-se-alimentan-con-hormonas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s